Malta, para disfrutar

Malta: wikipedia.org

Las Islas Maltesas, como las autoridades turísticas prefieren llamar al país, son un pequeño archipiélago situado al sur de las costas de Sicilia y al este de las de Túnez. Un país de apenas 315 kilómetros cuadrados de extensión, compuesto por la isla principal, Malta, donde se encuentra la capital La Valetta y el aeropuerto internacional de Luqa.

La Isla de Gozo, al norte de ésta, y otras pequeñas islas menores y prácticamente desiertas, entre las que sobresale la pequeña Comino.
Malta es un país pequeño, que conserva un sabor mediterráneo tradicional y una extraña lengua propia, pero al que su sensacional clima, lo que garantiza un verano soleado y cálido, y su ubicación ha convertido en las últimas décadas en un pequeño paraíso turístico de costa, ocio y deportes como el submarinismo.

Marsaxlokk Bay es el segundo mayor puerto natural de Malta. Es el mejor lugar para ver los coloridos barcos de pesca tradicionales malteses, los Luzzus, con el ojo mítico pintado en la proa. El pueblo es el principal puerto pesquero de las Islas, y su mercado de pescado los domingos dan una visión fascinante de la vida local y de una industria tradicional. Las capturas de la noche son muy llamativas para los visitantes, con peces de todas las formas, colores y tamaños. El pueblo tiene muy buenos restaurantes de pescado. Marsaxlokk deriva su nombre de la marsa palabra árabe, que significa puerto y de Malta sobre el viento del Mediterráneo sur-este, la Xlokk (Sirocco en italiano). Marsaxlokk, era un lugar de aterrizaje fácil para los piratas y los turcos otomanos. Fue aquí donde los turcos otomanos iniciaron   un ataque que terminó con el Gran Asedio de 1565. El ejército de Napoleón desembarcó aquí en 1798, y en los últimos tiempos, el puerto fue el escenario de la Cumbre Bush-Gorbachov, 1989.

El promontorio a la izquierda de la bahía es Delimara. Tiene dos entradas muy atractivas, aisladas y rocosas aptas para el baño: Piscina de Pedro, y la parte más alejada de la cabecera, Fort Delimara, en el oeste de la península, que fue construido por los británicos en 1881 para vigilar la entrada a Marsaxlokk Bay.

Malta es, a día de hoy, miembro de la Unión Europea y tiene el Euro como moneda oficial. La herencia británica, de quien obtuvo la independencia en los años 60, sigue siendo palpable en las islas, donde se conduce por la izquierda y el inglés es la segunda lengua oficial. Esto ha convertido a la enseñanza del idioma inglés en otro de sus grandes activos económicos, junto al turismo. Miles de personas eligen cada año el archipiélago de Malta para estudiar y divertirse a la vez, ya que, además de escuelas y cursos de inglés de muy alta calidad, la vida nocturna y las posibilidades de ocio de algunas zonas de la isla de Malta la convierten en un destino muy apreciado por el público joven.
Pero, junto a ello, Malta tiene también una riquísima tradición histórica y un gran legado religioso.


Relacionados:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *