Dos destinos inesperados

Destinos poco explorados y perfectos para perderse
1- Togo
Rascacielos de adobe
Togo, en el Golfo de Guinea es uno de los países menos turísticos de África Occidental y tal vez por eso resulta más auténtico que otros. La capital, Lomé, situada frente al océano Atlántico, está cerca de una serie de playas con palmeras, pero el interior del país se adentra en profundos valles y altas montañas que van convirtiéndose en sabanas. Entre los alicientes más apreciados por los escasos visitantes están la posibilidad de practicar windsurf en el Lago Togo o acercarse a conocer Kitammaku, la tierra de los Batammariba, al nordeste del país, en la frontera con Benín. En 2004 Kitammaku fue declarado Patrimonio de la Humanidad y sus extrañas casas-torre de adobe se han convertido en uno de los símbolos del país.
2 – Surinam
La ultima aventura
Ni es el Caribe ni es la selva amazónica; son las dos cosas a la vez y además es un rincón poco (o nada) frecuentado por el turismo convencional. Surinam, la antigua Guayana holandesa, es una colonia fronteriza con la Guyana y Guayana Francesa, en la esquina noriental de Sudamérica, donde encontrar una mezcla apasionante de.

Relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *