Viaje a Guinea Ecuatorial

Imagen: termeszetvilaga.hu

La República de Guinea Ecuatorial es unos de los países más pequeños de África. Situada en la parte central del continente, limita al sur con Gabón, al norte con Camerún, al oeste con el Golfo de Guinea. El país está formado por una parte continental y una insular.  El 12 de octubre de 1968 alcanzó la independencia de España.

Es un país con una gran riqueza de recursos naturales. El petróleo, uranio, manganeso, maderas, pesca, etc. Aunque aún está en período de desarrollo, debido principalmente al régimen político, a las condiciones de vida de la población. Es imprescindible para el turista llevar siempre encima el pasaporte porque son frecuentes los controles militares.

La temperatura media anual es de unos 25º C y en la parte continental tiene lluvias ligeras que abarcan de abril a mayo y de octubre a diciembre. En la parte insular, isla de Bioko, las lluvias abarcan de julio a enero. Su fauna es variada, principalmente, varias especies de primates, destacando el gorila de la llanura. Además es de destacar la ardilla de Zenker, elefantes, serpientes y leopardos.

Es el único país del mundo con lengua hispana y con mayoría de raza negra. Además del español, el francés y portugués son también idiomas oficiales. La mayoría de la población, un ochenta por ciento, profesa la religión católica. La moneda oficial es el franco CFA.

El transporte principal es por carretera y, en época lluviosa, es aconsejable el vehículo todoterreno porque, a menudo, las vías de comunicación son intransitables.

La ciudad de Malabo es la capital del país y está situada en la isla de Bioko. La segunda ciudad más importante es Bata, en territorio continental.

En un viaje a Guinea Ecuatorial tendremos que adoptar una serie de precauciones sanitarias, como beber solamente agua embotellada, porque existen la malaria, el tifus y otra serie de enfermedades tropicales, sobre todo si vamos a visitar zonas selváticas.

Malabo es el centro principal para la gente que le gusta salir de noche. Hay una buena cantidad de bares, discotecas, estupendos sitios para tomar copas.

Casi todo el país es digno de ser visitado. Así tenemos a Luba, una ciudad colonial, lugar de vacaciones de hacendados, bellas playas y restaurantes colmados de pescados. El pico Basilé, en Bioko, el más alto del país, con una altura de 3011 metros, un volcán extinguido. Moka con un paisaje impactante, formado por bosques vírgenes,   helechos gigantes entrelazados que forman grandes túneles, los poblados son de casas de madera y cabañas de estilo criollo.

En la zona continental, el Monte Allén, declarado Parque Nacional,  es el lugar donde habitan los Gorilas, uno de los atractivos más interesantes para la mayoría de los turistas. Sin embargo el camino tiene cierta dificultad, por la pendiente excesiva, hasta llegar al sitio conocido como El Mirador, aunque una vez repuestos del esfuerzo la recompensa es grande al poder contemplar la inigualable belleza del paisaje y la exuberante selva.

La música es otro de los tesoros de Guinea, la mezcla de tradiciones africanas y españolas, crean unos ritmos muy bellos e interesantes.

Aunque Guinea Ecuatorial no es demasiado conocido desde el punto de vista del turismo, es un país bellísimo y desconocido que nos dejará huella y con ganas de repetir.

Relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *