Consejos para viajar en un Crucero

Cuando se ha decidido realizar un viaje en crucero, deberíamos de tener en cuenta unos consejos que harán que nuestro viaje transcurra sin sobresaltos ni decepciones.

1.- El primer paso será encontrar el barco soñado. El  mayor error de los que hacen por primera vez un crucero, es reservar el barco equivocado. La mayoría de la gente se centra en el destino (Caribe, México, etc) y no prestan suficiente atención a la propia nave. Las variaciones entre compañías e incluso en cruceros dentro de una misma línea varían mucho en términos de ambiente y de instalaciones. Algunos tienen un ambiente de fiesta todo el tiempo y / o un gran gimnasio y un spa, y otros son ideales para acurrucarse en la cubierta con un buen libro. Así que se debe buscar la colaboración de una agencia de viajes que se especializa en cruceros. Discutir el presupuesto y lo que se está buscando, o mejor aún, llegar a la agencia con una lista de deseos personales en la mano.

2.- Reservar con anticipación. Hay dos maneras de obtener el mejor precio en un crucero: reservar muy pronto o reservar en el último minuto. Aunque las reservas anticipadas es la mejor opción para obtener las mejores y evitar sentirse defraudado. Reservar pronto, por lo general significa de tres a seis meses antes de la fecha y el ahorro en general es de 25 a 50 por ciento de descuento del precio publicado por persona.

3.- Obtener la mejor cabina que pueda pagar. Algunas personas dicen que no es importante, ya que sólo se va a vestir y dormir. Esto no es así. Si estas es tu luna de miel, querrás que cada detalle sea perfecto. No hay que presumir nada de antemano. Mientras que algunos camarotes tienen camas extra grandes, en otros las camas son individuales. En algunos casos, sobre todo en los buques más antiguos, las camas están clavadas en el suelo, y no son exactamente un sueño hecho realidad para una luna de miel. La mayoría de las cabinas tienen cuartos de baño pequeños con duchas. Así que si se quiere bañera habrá que solicitarla previamente. Lo más importante, una cabina agradable que te hace más proclive a disfrutar de cosas como el servicio de habitaciones, tomando café por la mañana en pijama. El último lujo es una terraza privada para que puedas abrir sus puertas correderas de cristal  y se quedarse dormidos con el sonido del mar.

4.- Dedicar tiempo para su preparación vale la pena en un viaje sin preocupaciones. Sería muy conveniente hacer una lista y pegarla en la nevera, para ir comprobando lo que tenemos que ir haciendo. No hay que olvidarse de comprar artículos de tocador, película, pilas de repuesto, protector solar, etc. Estos artículos son los más caros para comprar en el barco, y puede que los productos favoritos. Consideraremos la posibilidad de llenar pequeños recipientes de plástico con el acondicionador y el champú de las botellas grandes, que se puede dejar en casa.

5.- Estar preparado para la posibilidad de que el equipaje se pierda. Incluso si la maleta no se pierde, a menudo tarda horas antes de que llegue a la cabina. Así que prepárate para la supervivencia: Pon un poco de todo lo que quieres y necesitas en una bolsa de equipaje de mano. Esto incluye la ropa interior, camisas, calcetines, un traje de baño y algo para llevar a la cena. También la documentación del seguro de viaje que cubre en caso la pérdida, demora, daño o robo de equipaje.

6.- Preparar y reservar desde casa las excursiones a tierra que se describen en el folleto, que son opcionales y que no queremos perdernos. Cada vez más, las líneas te permiten reservar antes de salir de casa. También es una buena idea hacer, en el primer día de crucero, las citas del spa y las reservas en el restaurante de especialidades, para no tener dificultades.

7. – Algunas excursiones valen la pena. Otras no tanto. ¿Cómo saber la diferencia? Elegir las excursiones en tierra cuando ofrecen la oportunidad de hacer algo realmente espectacular. Un coche y un conductor puede ser más personal y menos costoso, otra manera de hacer turismo. Para hacerlo más divertido y asequible, podemos hacer nuestro propio grupo y compartir las excursiones con nuevos amigos que has conocido a bordo.

8.- Obtener el mejor trato. Informarse, con el agente de viajes, acerca de las líneas de cruceros que miman a sus pasajeros con extras en la habitación como albornoz, cestas de frutas y similares. En el caso de los recién casados, asegurarse de que el capitán del crucero está enterado de la feliz circunstancia. Preguntar si en la luna de miel y fiestas de aniversario, la cena será en la mesa del capitán y si se tendrá un reconocimiento especial. También se pueden comprar paquetes que incluyen cosas como un retrato formal en un marco grabado y un desayuno con champán en la cama. La mayoría de las líneas también ofertan paquetes a medida para las parejas que quieren celebrar algún tipo de aniversario o su luna de miel.

9.- La última noche del crucero es un momento agridulce. Llega el momento de regresar a casa.

La propina es siempre totalmente opcional. La mayoría de las líneas de cruceros recomiendan sobre 3.50 € por pasajero para el camarero y mayordomo de cabina y 2 € al día para el ayudante de camarero. Estas son sólo directrices; la propina es la que tú decidas. No hay que sentirse presionado.

10.- En la mayoría de los cruceros, se asignará una mesa, por lo general con otros pasajeros, y para todo el viaje. Es recomendable hablar con el maitre para especificar los asientos que se prefieren o también hacer saber si se prefiere una mesa para dos. Para obtener más tiempo a solas, permanecer en el barco cuando todo el mundo va a tierra es como tener yate privado propio.

Relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *